jueves, 5 de julio de 2007

Chavela

Excelentísima e ilustrísima señora,
aunque muchos la llamen “el negro”,
para mí es usted la dama del alma,
la voz del aguardiente y el tequila,
doncella de la pasión... la amante.
La que al llegar se siente
como la presencia de un ser desconocido.
Es usted, mi señora, la que invade la vida
de Macorina, Llorona y Un mundo raro.
Mujer de noche, con perfume de madera,
la que se ahogó con un vaso de alcohol,
compañera interminable de enamorados y desdichados,
compañera de compañera.
Dios la bendiga por ser usted.

1 comentario:

María Inés dijo...

Para disfrutar de la música y de tu poesía deberías configurar, en configuración del blog, una ventana emergente, así mientras comentamos la melodía no se interrumpe.

Es maravilloso homenajear a nuestros grandes artistas que de una u otra forma han enriquecido nuestra alma.