jueves, 5 de julio de 2007

11 y 18

Ya una vez te lo dije,
cuando la muerte haya convertido
mi carne en recuerdos
y decidan sacar mis huesos
comprobaran que en ellos
esta grabado tu nombre.

Palabras

Hay una forma tan particular
en tus palabras
que igual nos llevan al cielo
o al infierno,
nos bendicen
o maldicen,
igual nos besan o nos muerden.
Hay una forma tal en tus palabras
que, a veces, prefiero tu silencio.

Miedo

Sabes, a veces tengo miedo.
Miedo de no tenerte a mi lado
para que me cierres los ojos
cuando la muerte decida
tomarme de la mano.

1 comentario:

Carlos de la Hoz dijo...

¡Bien, Víctor! Celebro la apertura de este espacio, así como tu incursión en ese terreno riesgoso que es la poesía, del que nunca se sale indemne, siempre se paga un precio.

Un abrazo.

C. de la H.